VENTE A CANADA
Now Reading:
Bianca Andreescu, hija de inmigrantes rumanos, enorgullece a Canadá
Full Article 4 minutes read

Por Vilma Filici

filici@filici.com

 

TORONTO. La semana pasada, una hija de inmigrantes nacida en Canadá nos ha brindado uno de los mejores momentos en la historia deportiva del país y ha hecho que todo Canadá se sienta orgulloso. El 7 de septiembre de 2019, Bianca Andreescu se convirtió en la primera mujer canadiense en ganar el título del U.S. Open y la primera jugadora nacida en la década de 2000 en ganar un Grand slam de tenis al derrotar a la mejor jugadora de todos los tiempos, la estadounidense Serena Williams.

Esta victoria no podría haber sucedido en un mejor momento para Canadá y para el pueblo canadiense que está en camino a las urnas para elegir al gobierno federal. Digo esto porque algunos de los partidos políticos han hecho de la inmigración uno de los temas de la campaña, con la esperanza de obtener el apoyo de los canadienses que están en contra de la inmigración y de los refugiados. Para esos líderes y para las personas inclinadas a seguir sus acusaciones infundadas, es importante recordarles por qué la inmigración ha sido y seguirá siendo necesaria para Canadá.

Andreescu es hija de padres rumanos que emigraron a Canadá en 1994 después de la caída del comunismo en Rumania. Llegaron con una ola de inmigrantes que quería una vida mejor y huyeron de Rumania hacia Canadá. Su padre vino al país para trabajar como ingeniero. Su madre se convirtió en directora de cumplimiento de una empresa de inversión en Toronto. Ambos tienen títulos universitarios de Rumania. 

Cuando los padres Andreescu salieron de Rumania, “todo lo que tenían era una bolsa y una sartén. Eso es todo lo que podían llevar con ellos”, dijo Grigore Andreescu, el abuelo paterno de 81 años de Bianca. Su historia es similar a la de muchos otros inmigrantes. Vinieron a Canadá en busca de una vida mejor, pero a través de su arduo trabajo y determinación para tener éxito, benefician a la economía canadiense y hacen que Canadá sea un lugar mejor.

En 2017, la población de Canadá era de 36,5 millones. Uno de cada cinco canadienses nació fuera de Canadá. Este grupo demográfico es el más alto entre los países del G7, un grupo de siete países que se reúne anualmente para discutir y coordinar la política global. Los países del G7 son Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos. Según el Censo de Canadá, uno de cada cinco ciudadanos canadienses ahora cae en la categoría de “minoría visible”.

Pero a pesar de la información falsa difundida por algunos partidos políticos que afirman que la mayoría de los canadienses se oponen a la inmigración, una encuesta global realizada por el Centro de Investigación Pew en Washington DC mostró que los canadienses comunes, o los no inmigrantes, tienen la opinión más positiva sobre los inmigrantes entre todos los 18 países del mundo que acogen la mayor cantidad de inmigrantes.

Más de seis millones de inmigrantes han llegado a Canadá desde 1990. El Ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía, el Honorable Ahmed Hussen, reconoce las contribuciones hechas por los recién llegados en la creación del Canadá de hoy. 

Recientemente, el Honorable Ministro declaró: “Gracias en gran parte a los recién llegados que hemos recibido a lo largo de nuestra historia, Canadá se ha convertido en el país fuerte y vibrante que todos disfrutamos”.

En este sentido, se debe recordar a los políticos que se oponen a la inmigración y a los refugiados que a medida que el envejecimiento de la población de Canadá y la disminución de la tasa de fertilidad continúan impactando en nuestra economía, la mejor opción del país es continuar trayendo inmigrantes para mantener una fuerza laboral fuerte. 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Input your search keywords and press Enter.